Tag Archive | "PNL"

Tags:

PNL, La nueva Ciencia del Desarrollo Personal


Extracto del libro de Daniel Taroppio

PNL, la nueva ciencia del Desarrollo Personal

 

¿Cuál es la estructura del cambio?

Durante mucho tiempo la Psicología se esforzó en comprender el comportamiento humano procurando entender los “contenidos” de la mente y el pasado de las personas, considerando ésta como la única alternativa para el cambio. Desde esta perspectiva, las transformaciones psicológicas sólo eran posibles después de largos años de búsqueda de “contenidos mentales” en el pasado de las personas, a razón de varias sesiones semanales. Si bien esta concepción lenta y costosa del cambio sigue siendo válida, ya no es la única, lo que ha permitido el desarrollo de toda una tecnología del desarrollo personal, caracterizada por la rapidez, el amplio alcance social y el bajo costo operativo.

Hace apenas unos pocos años, la antigua forma de entender la Psicología fue por primera vez desafiada por dos verdaderos innovadores. John Grinder y Richard Bandler, reunieron sus conocimientos sobre Cibernética, Lingüística, Matemática, Computación, Gestált y Sistémica, para formular un modelo realmente revolucionario en la comprensión de la conducta humana.

En este modelo, la preocupación deja de estar puesta en los “contenidos” y el interés se dirige a la forma concreta, aquí y ahora, en que la gente construye su experiencia. Basados en la premisa de Korzybski: “el mapa no es el territorio”, Bandler y Grinder advirtieron que lo importante (a nivel psicológico, no social) no es tanto lo que a la gente “le pasa”, sino lo que la gente construye en su cabeza con los estímulos que provienen del exterior y también de su propio interior. Esta reconstrucción interior de la realidad se realiza bajo la forma de un conjunto de procedimientos y operaciones que poseen una estructura -programación-; mediante la cual se organizan los estímulos externos e internos -neuro-; todo esto bajo la forma de una sintaxis mental específica-lingüística-. Nacía entonces una escuela psicológica verdaderamente nueva: la Programación Neurolingüística (PNL).

 ¿Cómo captamos la “realidad”?

La esencia de la PNL se asienta en dos premisas sumamente simples. En primer lugar sabemos que los seres humanos no tenemos acceso a la “realidad objetiva” como tal. Heisenberg, uno de los más grandes físicos de este siglo, resumió este concepto: el observador es parte de lo observado, no existe la objetividad absoluta ni aún en el campo de la Ciencia Empírica.

Las personas no percibimos la realidad en sí misma, sino que “construímos” la realidad mediante representaciones mentales. Es decir que la realidad se presenta ante nosotros pero no podemos asimilarla tal cual es; no podemos meternos las cosas en la cabeza. Lo que hacemos es representarnos la realidad en nuestro interior de una manera particular, que está condicionada por nuestros valores, creencias, experiencias, sistema neurológico, etc.

En segundo lugar, Bandler y Grinder destacaron que la forma en que la gente se representa la realidad tiene una estructura, y aislaron los componentes de la misma.

 La estructura de la “experiencia interna”

Al representarnos la realidad (lo cual incluye tanto el “mundo externo” como el “interno”, un paisaje como un dolor de cabeza) lo hacemos básicamente mediante tres tipos de representaciones (que constituyen una experiencia interior): o es una imagen que formamos en nuestra mente (representaciones visuales); o es algo que nos decimos en nuestro diálogo interno (representaciones auditivas) o son sensaciones corporales (representaciones cenestésicas).

A su vez, cada una de estas modalidades de representación tiene una gran variedad de submodalidades, es decir que podemos construirnos muchas formas de imágenes (grandes, chicas, en color o blanco y negro, brillantes u opacas, etc.); de diálogos (serenos, agitados, chillones,etc.) y de sensaciones físicas (suaves, frías, tensas, etc.). Todos los seres humanos poseemos las tres modalidades con sus grandes variedades de submodalidades, pero todos somos predominantemente, o visuales, o auditivos o cenestésicos, y además hacemos distinto uso y tenemos un distinto repertorio de submodalidades.

¿Cómo se organiza la realidad interior?

Todo este material de representaciones internas (imágenes, sonidos y sensaciones corporales) es organizado en un discurso interno, cuyas leyes lingüísticas pueden ser estudiadas y comprendidas a fin de mejorar la organización de nuestro pensamiento.

Un estado interno es la resultante de estas representaciones de la realidad cuando han recibido, además, la influencia de nuestras creencias, nuestro estado fisiológico y nuestra peculiar sintaxis mental (más adelante aclararemos estos conceptos).

La dinámica que se produce entre las distintas formas de representarnos la realidad, nuestras creencias, sintaxis y fisiología es lo que determina que, frente al mismo hecho, diversas personas reaccionen de formas tan distintas y elaboren conclusiones tan dispares.

Fuente: Crecimiento Personal

Posted in PNL Comments

Tags:

Aprendiendo a hablar con el Paquete Verbal


En el transcurrir de cada día, nos damos cuenta que queremos muchas cosas, anhelamos otras y deseamos muy pocas; y es común encontrar la insatisfacción de que a veces lo que pedimos deja de salir, lo que anhelamos casi nunca llega y lo que deseamos difícilmente se nos da.

Es por eso que quiero introducirlos a una herramienta de la PNL conocida como el paquete verbal, que aunque suene extraño, no es nada diferente a aprender a aplicar correctamente el lenguaje a nuestra forma de pensar para poder llegar a la meta trazada de acuerdo a la petición que formulamos. Esto con el fin de decirle a nuestro cerebro el contenido exacto de lo que deseamos, para que nunca nos vuelva a suceder algo que es muy común, que pensamos en comprar o tener algo y terminamos obteniendo algo muy diferente a nuestro pensamiento inicial.

Para realizar adecuadamente un paquete verbal, definimos que es lo que queremos, que casi siempre termina siendo un objeto material (casa, carro, finca, vacaciones) para ir desglosando, desmenuzando y definiendo con detalle a través de preguntarnos ¿”que es lo que queremos”?

Para esto, vamos a realizar un ejemplo explicando la técnica; si lo que hemos pensado que queremos es un vehículo ¿qué clase de vehículo queremos? Automóvil, camioneta o campero? Tres, cuatro o cinco puertas? Lo pedimos mecánico o automático? Caja estándar o triptonic? Con o sin aire acondicionado? Full equipamiento o no? De que color lo deseamos?

Si alcanzas a apreciar por completo el ejercicio, te darás cuenta que con cada variable que aplicamos, se va estrechando cada vez mas el circulo de nuestra petición hasta que al final, con todos los elementos juntos, las opciones se reducen al mínimo y te permitirá hacer la mejor de las selecciones, pues en ese punto ya son muy pocas las alternativas que tienes para escoger.

Es aquí cuando tenemos lo que verdaderamente deseamos y se lo comunicamos a nuestro cerebro para que nos preocupemos (si haces bien el ejercicio te darás cuenta que nunca hay por que preocuparse) en “como” obtener lo que nos propusimos en el punto anterior.

Aquí nos detenemos a pensar en las variables para la obtención de nuestra selección previa, y definimos si utilizaremos lo que tenemos en el banco como ahorros, si solicitamos un crédito, si lo financiamos por leasing, si le pedimos dinero a la tía que no tiene en que gastárselo, si pedimos adelanto de nuestra herencia, si hacemos una rifa, o cualquiera de las opciones que se les atraviese por su mente es válida para lograrlo.

Posted in PNL Comments

Tags: ,

Metamodelos de PNL aplicados a niños que no aceptan órdenes


Todos conocemos el caso de niños pequeños que no aceptan ningún tipo de órdenes, ni siquiera como sugerencias. Habitualmente se les ha considerado niños tercos y respondones, pero no es así. Sin entrar en tecnicismos, hoy vamos a aplicar un concepto de programación neurolingüística (PNL) para explicar este comportamiento, y para encontrar una manera sencilla de afrontarlo con éxito.

Los niños que no aceptan órdenes ni sugerencias no lo hacen por ser tercos ni respondones-aunque lo sean-. Su terquedad sólo la utilizan para mostrarse firmes en sus opiniones iniciales, pero no porque busquen una oposición permanente. El único motivo por el que obran de esta forma es porque tienen lo que se denomina un marco de referencia interno. Para explicar brevemente este concepto, recurriré a la pnl.

La pnl utiliza lo que llama metaprogramas para definir los patrones que guían nuestro comportamiento. Pues bien, uno de esos patrones básicos es el llamado “marco de referencia”. En palabras sencillas, clasifica cómo juzgamos el mundo: cuando nuestro marco de referencia es externo, tenemos muy en cuenta lo que otros puedan aportar y su opinión; cuando es interno, la decisión dependerá exclusivamente de nuestro criterio personal, independientemente de lo que puedan opinar otros.

Por tanto, lo que verdaderamente ocurre dentro de un niño con un marco de referencia interno, es que su opinión no va a cambiar en función de lo que le digamos (“mira, hijo, si lo hacen todos los nenes”), o de los efectos que vean en nosotros (“¿no ves cómo mamá se está poniendo muy triste?). Para poder manejar a un niño así, es necesario que él mismo cambie de opinión, así que hay que dirigir los esfuerzos en las explicaciones hacia su propio juicio del problema. Para poder hacer frente a este tipo de situaciones en niños con un fuerte marco de referencia interno, será importante:

  1. Lo primero, conocer bien al niño, y saber cómo juzga las cosas y cómo actúa respecto a ellas.
  2. A partir de esto, será bastante fácil determinar por qué ha decidido internamente que quiere o no hacer algo.
  3. Dirigir nuestros esfuerzos a cambiar esa opinión.
  4. Finalmente, dejarle la responsabilidad de elegir, para que pueda poner en marcha su marco de decisión. Es importante insistirle en que es una decisión suya, para que se sienta responsable y decida lo que es mejor.

No hay por qué temer, en general, dejar al niño elegir, siempre que lo hagamos de forma controlada, ya que si hemos sabido dirigirnos a sus argumentaciones internas, el niño habrá comprendido nuestros razonamientos y elegirá la opción que le hemos indicado. Además, los niños con un fuerte marco de referencia interno son en general bastante inteligentes y tiene un alto nivel de comprensión de las cosas, ya que ésta es condición indispensable para guiarse por opiniones propias. Esto nos garantiza a un tiempo que el niño entenderá nuestros argumentos (recuerda, siempre dirigidos a su visión del problema), y que sabrá determinar cuál es la mejor opción.

No quiero alargarme, aunque esto daría para mucho. Sólo os aconsejo que tratéis de poner en marcha este tema si, como yo, tenéis algún hijo con un fuerte marco de referencia interno. A mí me resultaba muy complicado tratar con mi hija pequeña, hasta que descubrí que podía aplicar este concepto en el trato con ella y comencé a hacerlo. Desde entonces, aunque requiere un poco de paciencia y diálogo, realmente es mucho más obediente y fácil de tratar que su hermano el dócil y cariñoso…

Recordad, no son ni respondones, ni tercos, ni fastidiosos… sólo es su forma de juzgar.

cuentosparadormir.com

Posted in PNL Comments

  • Negocios
  • Tecnología
  • Mundo
  • Salud
  • GRATIS
  • Manténgase informado con lo que ocurre en BalboaRadio y no se pierda ningún detalle.

  •   

♫ Radio Streams ♫

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!

La frase del día

♫ Radio Streams ♫

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!

Quien está conectado

5 visitantes conectados ahora
1 visitantes, 4 bots